San Bartolomé, también llamado Natanael, fue uno de los apóstoles de Jesús. La tradición recoge que San Bartolomé, junto a San Judas Tadeo, marcharon a predicar el evangelio a Armenia, siendo los primeros en fundar el cristianismo en estas tierras.

San Bartolomé sufrió un martirio, siendo desollado vivo, por predicar el cristianismo. Su martirio y muerte se atribuyen a Astiages, rey de Armenia. Astiages mandó llamarlo, tras las protestas de los sacerdotes de los templos paganos por su labor evangelizadora, y le ordenó que adorara a sus ídolos. Ante la negativa de San Bartolomé, el rey ordenó que fuera desollado vivo en su presencia hasta que renunciase a su Dios o muriese.

Trinomio San Bartolomé, Diablo y Templarios

Escritores de Jerez de los Caballeros recogen en sus libros leyendas sobre el apóstol San Bartolomé y el Diablo que han llegado a popularizarse en el vecindario. Una de ellas viene a decir que, “estando poseída de los espíritus malignos una hija de D. Alfonso IX, allá por 1230-1240, y noticiosa de los milagros que obraba el Señor en la Ermita de San Bartolomé de Jaraez, hizo que la condujesen al referido lugar, donde se encomendó a Dios y logró por la intercesión del Santo ahuyentar a los demonios que tan cruelmente la atormentaban. En prenda de gratitud, resolvió la princesa consagrar su vida al culto y devoción de San Bartolomé a cuyo efecto fijó su residencia en el santuario…”.

Fue por entonces, cuando Alfonso IX de León, en sus incursiones por la baja Extremadura, quien en 1230 reconquistó definitivamente la entonces “Villa de Xeres”, cediéndola para su custodia a la Orden del Temple, a lo que debe su fisionomía, su espíritu señorial y su nombre: Jerez de los Caballeros.

Con toda esta carga documental, podemos afirmar que el trinomio: San Bartolomé, Diablo y Templarios han ido de la mano en nuestra Ciudad, marcando su historia, cultura y tradiciones desde los inicios.

Tradicional salida del Diablo

Cada 23 de agosto, y de forma ininterrumpida, desde hace más de cien años, la Archicofradía realiza la tradicional suelta del Diablo desde la Iglesia Parroquial de San Bartolomé Apóstol. En dicha Iglesia se encuentra encadenado el Diablo bajo los pies de su guardián, San Bartolomé, Patrón de Jerez de los Caballeros y Apóstol que preside el Altar Mayor, representando el martirio de éste (desollado vivo).

Durante 364 días San Bartolomé custodia al Diablo, encerrado en esta Iglesia, y el 23 de agosto lo desencadena y le da rienda suelta por las calles de Jerez de los Caballeros. El Diablo corre tras los niños y las niñas con una escoba, quienes se defienden y protegen mostrándole una cruz de madera. Éste se reprime de dar un escobazo a quienes la llevan, corriendo tras ellos.

Se desconoce el origen o fecha exacta desde que se viene realizando esta suelta del Diablo en Jerez de los Caballeros. Sin embargo, los mayores del lugar y de la Archicofradía lo recuerdan desde tiempos inmemorables, de padres a hijos cuentan tan significativa tradición en nuestra ciudad.

Siempre se ha mantenido la tradición tal cual la vivimos en la actualidad: poco antes de las 12:00h del 23 de agosto, el Diablo hace su aparición por los balcones, ventanas y campanario de la Torre de San Bartolomé. El Diablo vestido de rojo, con alas, rabo y cuernos negros, alza su escoba en tono desafiante; y en la Plaza y alrededores de esta Iglesia, le espera una gran muchedumbre de gentes, especialmente niñas y niños, acompañados de sus padres y/o familiares. La inmensa mayoría de los pequeños portan sus cruces de madera para que no les “coja el Diablo”. Acompaña a esta escena un repique de campanas, suelta de globos y gran caramelada que reciben los niños y niñas como premio a la espera de la salida del Diablo. A las 12:00h, el Diablo realiza dos intentos de salida del Templo Parroquial, volviendo a entrar al mismo, y en el tercero sale de forma desenfrenada dando escobazos a todo el que se cruza en su camino. El Diablo recorre todas las calles del barrio de San Bartolomé y las principales calles y plazas de nuestra Ciudad.

En la noche del 23 de agosto, otra Asociación Vecinal de Jerez de los Caballeros realiza la quema del rabo del Diablo en la plaza de la Iglesia Parroquial de Santa María de la Encarnación.

Así mismo, en la mañana del día 24 de agosto, la imagen de San Bartolomé con el Diablo a sus pies, junto a la Virgen del Reposo, procesionan por las angostas y empinadas calles de esta Ciudad.

La tradicional salida del Diablo en Nuestra Ciudad es antiquísima, única e inmemorial. Bajo conocimiento de esta Archicofradía, a nivel nacional, junto a la de Jerez de los Caballeros, existen solamente dos celebraciones similares: la fuga de la Diabla en Valverde de Leganés (Badajoz) y la fiesta del Diablillo de Sepúlveda (Segovia).

La festividad del Patrón San Bartolomé y suelta del Diablo ha ido creciendo considerablemente en los últimos años gracias a la labor de la Comisión del Patrón, perteneciente a esta Archicofradía.


Bibliografía

Archivo Documental de la P. y R. Archicofradía del Santísimo Sacramento.

Martínez y Martínez, M. R. (1892). El libro de Jerez de los Caballeros. Sevilla, España: Imp. de E. Rasco.