Crucificado tallado en madera de abedul, de autor anónimo. Presidía la capilla funeraria del Marqués de Rianzuela. Se fija su antiguedad en el siglo XVI y podría pertenecer a la escultórica escuela castellana de Gregorio Fernández.

En el año 1972 fue expuesta y cuidadosamente restaurada con el fin de proteger esta valiosa joya del arte religioso de las naturales acciones del paso de los tiempos.

Procesiona sobre un paso de caoba tallada, restaurado en el año 2017 por un hermano de la Archicofradía. Es impresionante tanto su salida y entrada como el recorrido de la procesión.


Bibliografía

Archivo Documental de la P. y R. Archicofradía del Santísimo Sacramento.