Crucificado. Tallado en madera de abedul, de autoría anónima. Se fija su antigüedad en el siglo XVI y podría pertenecer a la escultórica escuela castellana, del círculo de Gregorio Fernández. Se incorpora a la Archicofradía en febrero de 1953 y solamente procesiona durante un año. Hasta entonces, presidía la capilla funeraria del Marqués de Rianzuela.

En el año 1972, la talla fue expuesta y cuidadosamente restaurada por el escultor onubense León Ortega, con el propósito de proteger esta valiosa joya del arte religioso de las naturales acciones del paso de los tiempos. Vuelve a procesionar en el año 1973. Es impresionante tanto su salida y entrada como el recorrido de la procesión.

En el año 1991, se restaura el Cristo de la Piedad en los talleres de Manuel Escamilla Barba, de la Escuela de Arquitectura de Sevilla.

La cruz que porta al Cristo sufrió en el año 2019 un proceso de limpieza y un tratamiento preventivo de la madera ante el posible ataque de xilófagos por la empresa Antiguo & Garbi Sevilla, de Mairena del Aljarafe (Sevilla). Posteriormente, fue barnizada por un hermano, Juan Gómez Jiménez.

Marchas dedicadas: No tiene. Procesiona sin acompañamiento musical.

Andas: Procesiona sobre unas andas de caoba tallada, adquiridas en Bollullos del Condado en 1980. En el año 1994, se estrena armazón en madera. Estas andas fueron restauradas en el año 2017 por un hermano, Juan Gómez Jiménez. Los hachones que alumbran al Cristo fueron tallados en madera de caoba en 1999 por el tallista Ramón García Mora, de Badajoz.

Capataz: D. José Luis Valle Trejo / Auxiliar: D. Juan Diego Sancho.

Hermanos de paso: Veintinueve.


Bibliografía

Archivo Documental de la P. y R. Archicofradía del Santísimo Sacramento.